lunes, 20 de mayo de 2019

CASI AL FINAL DEL CAMINO


Lunes, 20 de mayo de 2019.
A tan solo 4 días de las BODAS DE ORO.
    
     Como de costumbre, las Fiestas de la Santa Cruz visueña, se cerraron  oficialmente con unos fuegos artificiales que, en este año de coincidencia con varias tipos de elecciones, han sido más largo, más brillantes, más sonoros y más costosos que otros años, (Casos y cosas de la política y de los políticos)

     “Lunes de Resaca”, como mandan los cánones de la modernidad. Colegios cerrados a cal y canto, para alegría de los peques, y algo de mosqueo para los padres por la inventada continuación vacacional. Comercios cerrados y abstinencia obligada en consumo, que no viene mal después del derroche económico de los pasados días de fiesta, donde no miramos gastos, alza de precios y exagerado consumo.

     Las Fiestas de la Santa Cruz de 2019 pasarán a la historia de El Viso con el grato sambenito de, “Lo que bien empieza, bien acaba”. De apertura, un muy buen Pregón de Almudena Tarancón; de cierre, unos buenos fuegos artificiales, y de intermedio, una apabullante y creciente toma de las calles del ferial o lo que es lo mismo, gran animación dentro y fuera de las más de sesenta Casetas abiertas al disfrute y gozo de socios y visitantes.

      Y en unos días, los visueños, amantes de celebrar, especialistas en festejar, buscaran nuevos y viejos caminos para rendirse ante la Blanca Paloma. Enjaecerán  sus caballos, sacarán brillo a sus carretas y pondrán a punto sus cuerpos para hacer, un año más, EL CAMINO. Y, “en antes de darnos cuenta”, nos vemos envueltos en los preparativos de homenajear a nuestra Patrona Santa María del Alcor. ¡Pueblo rico a la hora de celebrar!

     No puedo terminar este “breviario”, comentario festivo de estas últimas horas, solapando la particular celebración de nuestras BODAS DE ORO. 50 años, son muchos años para pasar de puntilla sobre ellos, sobre sus recuerdos, sobre lo vivido, sobre lo construido y sobre lo por hacer. Dentro de un “rato” sonarán, como nunca han sonado, nuestras particulares campanas. Sones de gloria y gozo, sones cargados de lágrimas y gratitudes. Mañana estaremos más cerca del 24 de mayo y, cuando nos demos cuenta, éste se habrá quedado atrás, por ley humana y divina.



domingo, 19 de mayo de 2019

VIVIMOS DE RECUERDOS


Domingo, 19 de mayo de 2019.
A 5 días de las BODAS DE ORO.

ABDUCIDO POR LA CRUZ. SALMOS DE GRATITUD.
      En el caso de los visueños, nos son extraterrestres los que lo raptan, los que los abducen para su investigación anímica y corporal. En estos días de mayo, los habitantes de los alcores tienen una especial preferencia, la de ser ABDUCIDOS por una sencilla y, a la vez, gloriosa CRUZ, de verde romero o de hierro forjado. 

     El ser ABDUCIDO por el simbólico viejo madero de la crucifixión en su formato de festiva CRUZ, es aceptado como obligado y celebrado dogma o precepto a cumplir una vez al año, por estas fechas. El ser ABDUCIDO por la CRUZ obliga a los vecinos de estos alcores a levantar una bonita y efímera ciudad en la que no falta de nada, buen comer, buen beber, diversión y, sobre todo, destacada convivencia. El ser ABDUCIDO por la CRUZ obliga al vecino a afinar sus voces para cantar SALMOS de gratitud, sevillanas de siempre, cantos de todo los tiempos. El ser ABDUCIDO por la CRUZ impone a los vecinos de estos lares a practicar con arte o buenas intenciones nuestros bailes populares. El ser ABDUCIDO por la CRUZ te obliga a tener tu Caseta (casa de cada día) abierta de par en par al visitante, al amigo, al familiar, al conocido. El ser ABDUCIDO por la CRUZ te da la oportunidad de practicar, sin remilgos ni aspavientos, la  fama bien  merecida de pueblo acogedor. El ser ABDUCIDO por la CRUZ te obliga a vivir en una casa de vecinos, con puertas siempre abierta, exenta de intimidad, con juergas hasta altas horas de la madrugada, con músicas que no entienden de decibelios y con alguna que otra “reyerta”. Todo ello es lo que conlleva el ser ABDUCIDO por la CRUZ festiva de este Alcor nuestro que cada mayo se instala un rato largo en la TABLÁ y en los corazones de los visueños (Dando, con todo respeto, a los que no les gusta esta Fiesta, la oportunidad de disfrutar de unos días en hoteles de la playa o de la sierra, con la correspondiente pulserita de “todo incluido”)

     Las campanas de los alcores tocan a fin de Fiesta. Ya casi huele la pólvora de los fuegos de artificios que cada año asumen el papel de vistoso y sonoro epílogo. Y solo nos queda el triste, solemne y silente grito de “A CRUZ PASADA, CRUZ ESPERADA” y a contar días sin olvidar que la próxima nos llegará un día más tarde por ser bisiesto el 2020.




     Portada de las Fiestas de la Santa Cruz del año 1971 (hace la friolera de 48 años) que tuve el honor de diseñar, para la inauguración de las Fiestas visueñas en el, hoy, Parque de la Constitución.

viernes, 17 de mayo de 2019

PRIMEROS COMPASES DE FIESTA.


Viernes, 17 de mayo de 2019.
A 7 días de las BODAS DE ORO.

BIENAVENTURANZA NOVENA Y DEFINITIVA

Bienaventurado aquel,
que al final de su camino,
encontró  oportunidad,
de celebrar en El Viso,
su ochenta cumpleaños y…
las Bodas de Oro del siglo,
junto a la santa Rosario,
mujer de rango y tronío,
que pasó y pagó con creces,
sus cincuenta años conmigo,
aguantando mis rarezas
y mis años de político,
mis altibajos de siempre
y mis grandes desvaríos.

Y aquí se apagan los versos,
escuchando nuevos trinos,
de aquellos que nos seguirán,
en la rueda del destino,
donde se acaban los sueños
y  el verbo del bien nacido.

Y aquí se apagan las luces,
de los trillados caminos,
hollados en buenas horas,
en este romance amigo,
de nonas bienaventuranzas,
de grandes sueños cumplidos,
poniendo sobre el Alcor,
a mi Dios, como testigo.




        UN SILBO Y MILES DE BESOS PERDIDOS

     Ayer, le robé a los vientos
un silbo de enamorado
que, junto a sonoros besos,
lo tengo yo bien guardado,
para una bella mujer
que el corazón me ha robado.

    El silbo se hizo mayor,
en mi boca fue granando,
robándole caras notas
a los besos de mis labios.
Los besos que yo guardaba
en mis labios se han secado,
dicen que la causa fue,
las notas que le robaron.

     El silbo, de amores lleno,
se mantiene bien callado,
guarda las robadas notas
por miedo a ser castigado.
El silbo, de dudas lleno,
vive muy apesadumbrado,
no encuentra manera, ni hora
para devolver lo hurtado.

     Y mientras esto ocurría,
el tiempo siguió danzando,
y la mujer de mis sueños
de mi lado se ha marchado,
dejándome triste y solo,
con un silbo enamorado,
con unos marchitos besos
y un corazón destrozado.

¡Qué nadie taña campanas,
qué nadie sea culpado!
Sólo un necio como yo,
merece ser castigado,
por robar un pobre silbo,
por estar siempre soñando,
por dejar morir mis besos,
por ser con ellos, avaro,
y por dejar escapar,
entre suspiros y llantos,
a la mujer que más quise,
a la que yo sigo amando.




jueves, 16 de mayo de 2019

LLEGÓ LA CRUZ.


Jueves, 16 de mayo de 2019.
A 8 días de las BODAS DE ORO.

NUEVE BIENAVENTURANZAS (VIII) Y NUEVE PIROPOS DE FERIA.

BIENAVENTURANZA OCTAVA

Bienaventurado aquel,
esclavo de su destino,
que tuvo la suerte y dicha,
de encontrar en su camino,
señora de alma visueña,
triada de visueños hijos,
nietos de sangre alcoreña,
miles de buenos amigos,
pan  y tiempo sobrado,
para leer viejos libros,
para vivir madrugadas,
para beber buenos vino y…
en un mañana lejano,
descansar en paz, tranquilo,
como descansan y sueñan,
los abuelos y los niños,
bajo la sombra alargada
de los cipreses amigos,
notarios de sus andanzas
en los Alcores del Viso.




            TUS OJOS

     Tus ojos son las ventanas,
por donde se asoma tu alma.
Ábrelos pronto, mi vida,
que muero por abrazarla.

     Tus ojos son las alcobas,
donde tus sueños descansan.
No los cierres, vida mía,
que quiero yacer en tu cama.

     Tus ojos son los espejos,
que reflejan horas blancas.
No los escondas, mujer,
que la noche, a mí, me mata.

     Tus ojos son los cristales,
por donde se cuela el alba.
Límpialos, amada mía,
que quiero ser tus mañanas.

     Tus ojos son las estancias,
donde mora la esperanza.
Echa candados, mujer,
que vienen para raptarla.

     Tus ojos, son para mí,
espejo, alcoba, ventana,
estancia y frágil cristal.
Cuida tus ojos mi amada,
que quiero en mi alma, guardar,
la gloria de tu mirada.

miércoles, 15 de mayo de 2019

NOCHE DEL "PESCAITO"


Miércoles, 15 de mayo de 2019.
“NOCHE DEL PESCAITO” DE LAS FIESTAS DE LA SANTA CRUZ DE EL VISO.
A 9 días de las BODAS DE ORO.

NUEVE BIENAVENTURANZAS (VII) Y NUEVE PIROPOS DE FERIA.

BIENAVENTURANZA SÉPTIMA

Bienaventurado aquel,
que recubre sus escritos,
con piel de viejo romance,
como juego divertido,
y dan gloria a los poetas
que hollaron estos caminos,
como juglares de siempre,
como trovadores vivos,
amantes de la palabra
y de los versos amigos,
de la lírica sonora,
de los cantos y los himnos.
Bienaventurado vate,
delirante enloquecido,
que muere por componer,
bello romance a su Viso,
aunque los aires modernos,
lo tilden de bardo antiguo.




                   LA VÍSPERA DE UN GRAN DÍA

      La víspera de un gran día
trae regustos de estreno,
racimos de hondos suspiros,
legiones de cosquilleos,
y, en el correr de sus horas,
en el engullir del tiempo,
en corazones y mentes,
anidan desasosiegos,
y afloran, a ritmos locos,
mil olvidados recuerdos.

      La víspera de un gran día
tiene de cielo y de averno,
es dudosa oscuridad,
es brillo de audaz lucero,
es inquieta melodía,
es calma de mar sereno,
y en el correr de sus horas,
en el engullir del tiempo,
es proscrito zafarrancho
que siembra dichas y miedos,
avíos para descubrir
desconocidos senderos.

     La víspera de un gran día
es portal de libro incierto,
con páginas para escribir
en muy cercanos momentos.

     La víspera de un gran día
es  papel que lleva el viento,
es ahogado suspiro,
es esperanza, al acecho
y, en el correr de sus horas,
en el engullir del tiempo,
es garabato atrevido
moldeado con anhelos,
es amanecer y eclipse,
es ocaso y nacimiento.

     La víspera de un gran día
es obligado suceso,
es antesala, es prólogo
de feliz acontecimiento
y, en el correr de sus horas,
en el engullir del tiempo,
el caprichoso destino,
ventajista y cicatero,
guarda sus mejores cartas 
para imponer argumento
en un señalado día,
repleto de aires inciertos.

martes, 14 de mayo de 2019

SOÑAMOS FIESTA GRANDE.


Martes, 14 de mayo de 2019.
A 10 días de las BODA DE OROS.

NUEVE BIENAVENTURANZAS (VI) Y NUEVE “PIROPOS” DE FERIA.

BIENAVENTURANZA SEXTA

Bienaventurado aquel,
abuelo, padre o buen hijo,
que en grande celebración,
se muestre bien agradecido.
Y aunque suene a cosa fatua,
y aunque los aires malignos,
que bullen por estos predios,
lo vistan de sin sentido,
la vanidad y el orgullo,
piezas de un damero antiguo,
le darán aceptación,
validez y conformismo,
como dictan las maneras,
de lo humano y lo divino,
¡Qué a nadie le amarga un dulce,
reunirse con los amigos!
¡Qué a todos nos gusta, al fin,
marcarle al señor destino,
las magnas celebraciones,
los grandes días festivos,
aquellos  que hay que vivir,
entre aromas de aire limpio.




       LA TABLÁ Y SU CRUZ DE ROMERO VERDE

     Tablá,
atalaya milenaria del Alcor,
privilegiado mirador,
ventana a la Vega que, impaciente,
aspiras proximidades,
intuyes cercanías,
padeces insomnios  de inmediatez y...,
como alocada dama,
sueñas inquieta, alegrías;
esperas ansiosa, enamoramientos;
aguardas anhelante, Fiesta grande,
Cruz de romero,
emblema cruento de rico Alcor,
lábaro de clara identidad,
estandarte del sano convivir.

     Tablá,
luminaria festiva de Mayo,
gozosa planicie del esparcimiento,
abierta puerta al regocijo que, ansiosa,
inventas remolinos de aire,
vuelos de volantes,
gráciles aleteos de brazos femenino y...,
como sol crecido,
enciendes engreída, vibrantes hogares;
abres, de par en par, tus moradas;
gloriosa resucitas, Fiesta Magna,
Cruz de romero,
canto sublime de vivo Alcor,
íntimo poema,
serena inspiración del entendimiento.

     Tablá,
legendario túmulo del pasado,
ínfima meseta de la locura,
efímero himno de la alegría que, vehemente,
rompes los silencios,
destapas los frascos del derroche,
anuncias despilfarros y...,
como viento solano,
enloqueces juiciosa, los corazones,
despiertas dormidos sentimientos,
sorbes ufana, su Gran Fiesta,
Cruz de romero,
brisa verde de blanco Alcor,
intrínseco pulso,
iterado Mayo festivo.

     Tablá y Cruz de romero verde,
¡Qué más podemos soñar!




lunes, 13 de mayo de 2019

BUSCANDO LA FELICIDAD


Lunes, 13 de mayo de 2019.
A 11 días de las BODAS DE ORO.

NUEVE BIENAVENTURANZAS (V) Y NUEVE “PIROPOS” DE FERIA.

BIENAVENTURANZA QUINTA

Bienaventurado aquel,
que despierto o bien dormido,
encuentra, para disfrute,
páginas de viejo libro,
escrito en luenga vida,
por las estancias del Viso.
Y a pesar de los borrones
y los renglones torcidos.
bienaventurado aquel,
que encuentra luz y sentido,
alegría, gozo y dicha,
tiempo, paz y regocijo
y el recordar, sin apremios,
tantos instantes vividos
en esta bendita tierra,
en estos santos dominios,
donde nadie es forastero,
verdad que, sin pudor, grito.




ASÍ TE QUIERO

     Como la luz de tus ojos,
como la paz de tus huertas,
como canto de avecilla
en manantial de agua fresca;
como los trigos dorados,
como amor que bien se siembra,
como risas encendidas
en la fragua de tus venas,
así te sueño en mis sueños,
así quisiera que fueras

     Como el rojo de tus labios,
como clara luna llena,
como puerta sin cerrojos,
siempre a la vida, abierta;
como  el sol que nos alumbra,
como libro que no espera,
como los sublimes versos
de un delicado poema,
así te veo en mis sueños, 
así quisiera que fueras.

     Como un bello naranjal,
como azahar de primavera,
como un oasis fecundo
circundado por palmeras;
como mar de azules aguas,
como brisa marinera,
como el mirar del marino
cuando a los mares se acerca,
así te quiero en mis sueños,
así quisiera que fueras.

     Como tibio amanecer,
como lluvia que se espera,
como espadaña de cal
donde anidan las cigüeñas;
como pan bien horneado,
como velada de feria,
como bordada mantilla
dormida sobre una peineta,
así te siento en mis sueños,
así quisiera que fueras.

     Mi querer se ha vuelto loco,
queriendo de esta manera;
una ronda de desbarros,
por mis callejuelas suena:
¿A dónde vas con tus sueños,
a dónde vas con tus cuentas?
La dama que andas buscando,
en ningún lugar se encuentra,
búscate mujer sencilla,
pon tus pies sobre la tierra.

     Los consejos son palabras
que los vientos se las llevan.
Dejadme seguir soñando,
dejadme con mis quimeras,
que aunque yo no la encontrara,
en este planeta Tierra,
contento y conforme soy,
que a mí, así me pareciera,
todo aquello que he contado,
en este amado poema;
porque así la llevo en mi alma,
porque así son mis querencias,
y así la sueño en mis sueños,
y así quisiera que fuera.

domingo, 12 de mayo de 2019

AFORTUNADOS SOMOS


Domingo, 12 de mayo de 2019.
A 12 días de las BODAS DE ORO.

NUEVE BIENAVENTURANZAS  (IV)  NUEVE PIROPOS DE FERIA Y UN “COMINITO” PREGONERO.

BIENAVENTURANZA CUARTA

Bienaventurado aquel.
que de tierra extraña, vino,
de la Rusadir fenicia,
plaza de grandes hechizos,
cristiana judía y mora,
porque la historia, lo quiso,
y el mar, con su inmensidad,
se prestó a ser testigo
de aquella pacífica hégira
hacia solares del Viso,
buscando  viejos colores,
soñando  nuevo destino,
sin pensar, en modo alguno,
alcanzar un beneficio,
la gloria de ser nombrado,
distinguido  hijo adoptivo.




CUANDO TE VEO BAILAR        
                                                       A Rosa

     Siempre me ocurre lo mismo
cuando bailar, yo te veo.
Cuando tu cuerpo se viste
de arremolinados vientos,
y tus brazos y tus manos,
con gráciles aleteos,
rasguean mudas guitarras,
invisibles, en el cielo,
no sé lo que a mí me pasa,
ni sé, de prisas del tiempo,
ni del tibio escalofrío
que recorre mis adentros.

     Siempre me ocurre lo mismo
cuando bailar, yo te veo.
Metamorfosis profunda,
en tu rostro, en tu cuerpo.
Tus ojos levan miradas,
con fuerza de imán certero,
tus labios, cálidas rosas,
despiertan mis locos besos
y con tus aires se agitan
mis más hermosos deseos.
No sé que piensas, mujer,
cuando bailas con los vientos.

     Siempre me ocurre lo mismo,
cuando bailar, yo te veo.
Una profunda inquietud,
penas que quitan el sueño,
una envidia desmedida,
retazos de absurdos celos,
crecen, como la amapola,
a orillas de mis desvelos,
al no poder disfrutar
con los aires de tu cuerpo
ladrones de mil caricias,
de las que yo, soy su dueño.
No sé que sientes, mujer,
cuando te abrazan los vientos.

     Siempre me ocurre lo mismo,
cuando bailar, yo te veo.
Las sevillanas se alegran
cuando salen a tu encuentro
y en un complacido abrazo, 
de gozosos sentimientos,
felices intercambiáis,
sensualidades y versos.

     ¡Qué nadie rompa el hechizo
de estos sagrados momentos!
¡Qué nadie apague las notas
que nos llegan de este cielo!
¡Qué la cuarta nunca llegue
al final de su trayecto!
¡Qué grabarlo en mis entrañas,
fue mi más querido empeño!
No sé que sientes, mujer,
cuando te cantan los vientos.

     Siempre me ocurre lo mismo,
cuando bailar, yo te veo.
Los mimbres de tu bailar,
contigo, al nacer, nacieron,
sobraron las academias,
sobraron grandes maestros,
sólo, unas gotas de sal
necesitó tu alfarero,
para fabricar los duendes
de tu arte y  tu salero.
No sé que quieres, mujer,
cuando me bebo tus vientos.


                                                          - - - - - - - - - -


UN “COMINITO” PREGONERO.




     Cuando pensábamos que los PREGONES VISUEÑOS habían tocado techo, por su proliferación y el agotamiento de Pregoneros merecedores de dicho título, los tozudos hechos nos descabalgan de nuestras pesimistas creencias y, en este año del 2019, nos obligan a desterrar tales falacias o inoportunos pensamientos.

     Podemos decir que los TRES GRANDES PREGONES de El viso del Alcor, Reyes, Semana Santa y Fiestas de la Santa Cruz (respetando siempre la autoría y celebración de los que podíamos nominar, “Menores”,  aunque para sus ejecutores gocen de puestos más elevados) como si se hubieran puesto de acuerdo, han alcanzados cotas de altura suma. Los tres Pregoneros visueños, PEPE CALABUIG, JOAQUÍN ALGABA Y ALMUDENA TARANCÓN supieron llegar a sus oyentes con su docta, sutil y llana palabra, con su fresca prosa y su sentida poesía, fruto de una adecuada preparación, de un saber jugar con los “tempos”, de una total y manifiesta sinceridad y de un pausado y correcto “bien decir”, sin aspavientos, ni altisonantes palabrería o tono, que solo sirven para recibir el flaco y desorbitado aplauso de los “distraídos”.

     Los Reyes, su Pregón y su Pregonero, no olvidados, quedan ya lejos en la actualidad visueña, La Semana Santa, su Pregón y su Pregonero, recientes exaltadores de la pasión, muerte y resurrección del mejor de los nacidos, suena ya, sin quitarle ni un ápice de enjundia, como agua pasada, tampoco olvidada. La Cruz, su Pregón y su Pregonera, ayer, junto a la Primavera, fueron merecidamente los protagonistas de una cercanía que todavía se palpa, se huele, casi se toca.

     Una pincelada dedicada a la presentadora  de Almudena. Breve, concisa, cálida, emotiva, sincera, para que más adjetivos. Complicidad y amistad manifiesta entre ambas. Prólogo de altura, junto a las interpretaciones pianísticas, de un Pregón de imposible olvido.

     Almudena supo aunar su cálida prosa con su pulida poesía en una continuidad imperceptible. Pasó, en momentos, de ida emotiva,  a una intimidad palpable,  y vuelta, de nuevo, a una realidad emocionada, con habilidad, contenida y no disimulada. Como guía nos regaló una muy particular manera de ver y gozar de lo más importante espacios de El Viso: su Vega; sus faros, sus calles, sus templos, sus fuentes, su naturaleza. Y en esto último, nos dio una lección magistral de la flora y fauna de los alcores. Nos obligó a enamorarnos y a sus mujeres, las de su  pregón, les enseñó el camino del obligado enamoramiento de la Cruz y de su amiga la Primavera. Hasta los más humildes pájarillos visueños escucharon con suma atención su contar y su cantar.

     Con su pausado buen decir, acompañado de las notas de un anónimo piano, hurgó con maestría en conceptos tan importantes como la familia, la suya en particular, en la amistad, en la convivencia, en la grandeza de las Fiestas de la Santa Cruz Visueña. Y con descaro y maestría de artista, conjugó todos los verbos y las bendiciones a nuestra Gran Fiesta, la de su grande amiga la Primavera, invitándola a que nos acompañe por los tiempos de los tiempos.

      Y al final, lo inevitable, un merecido aplauso de los asistentes, largo en tiempo, sincero en su manera  y obligadas felicitaciones a la autora de un Pregón que perdurará en el corazón y en las mentes de los que tuvimos la fortuna de escucharlo.

    ¡FELICIDADES, ALMUDENA!