domingo, 20 de enero de 2019

DISPARATE DOMINGUERO


Domingo, 20 de enero de 2019.
A 122 días…

CUANDO NO HAY TEMA, A “ABSURDEAR”. 


     Lo poco bueno que nos quedaba se fue al garete y lo mucho bueno por conocer, como caballo desbocado, se alejó tanto y tanto, que llegamos a perderlo de vista y ¿Qué nos quedó después de tamaña pérdida? Pues nada bueno nos quedó. Sólo un hálito de vida y unas pocas de inspiraciones y expiraciones, a punto de agotarse, a punto de alistarse en la lista de los parados sin ninguna clase de prestación.

     Mientras, lo mucho malo que nos rodeaba, no estaba dispuesto, ni una migaja, a reciclarse, a agrandar el poco espacio de lo poco bueno. Sólo pensaba en clave de egoísmo absurdo. Y así, cualquiera se atrevía a presentar una propuesta perdedora, antes de ser propuesta.

    ¡Qué fatiga, madre, cuando lo mucho malo y lo poco bueno no se ponen de acuerdo para adelgazar uno y engordar el otro! ¡Qué malangas son los dos, ambos!

     ¡Mira por dónde! ¿Por dónde mirar?

     ¿Por dónde tirar y qué trampas hay que poner, para que los muchos malos, en un descuido, en un abandono, le hagan unas barriguitas a lo pocos buenos y le nazcan a estos, más muchos buenos?

     Pues mira, no es mala idea, pero ¿Cómo se hace eso? Habrá que buscar un experto en la materia, realizar unos cursos y hacer residencias para más muchos buenos.

     Y los absurdos que se cuelan en cualquier patio de vecinos, con sus ideas absurdas, solucionaron las desigualdades entre los muchos malos, los pocos buenos, los pocos malos y los muchos buenos, y el mundo volvió a ser como era y seguirá siendo, un auténtico CAOS sobrado de ABSURDOS, como este disparate dominguero.

sábado, 19 de enero de 2019

VERSOS LIBRES

Sábado, 19 de enero de 2019.
A 123 días…

ALLÁ DONDE LOS VERSOS, VERSOS HACEN.

Allá, en el límite de lo finito,
donde el verso, verso sueña,
donde los sueños dejan de soñar,
para asomarse a la nada,
para sentir el vahído ciego
de sus contados días,
allá nos encontraremos,
ebrios de inútiles palabras ,
perdida la esquiva felicidad,
en el falaz laberinto del amor,
sin alma que bendecir,
ni sombras que me maldigan,
al gravitar, sobre los mudos silencios,
hechos de plumbeos latidos,
de enfrentadas sístoles y diástoles,
allá, en el límite de lo finito,
allá nos encontraremos,
solos, con los versos que versos hacen. 



















     Por mucho que me esfuerce en liberar a los míos versos, en pagar rescate por su libertad, en ejercitarme torpemente en la redención de los mismos, en conseguir la emancipación, el libre albedrío de estos, sigo alejado de su “hechura” engañosa, sigo enganchado a la métrica y a la rima, a la hora de dibujar poemas. ¿Qué maldición o maldiciones gravitan sobre mis hombros seniles que me llevan a renunciar a la libertad de los míos versos?

viernes, 18 de enero de 2019

METER MANO


Viernes, 18 de enero de 2019.
A 124 días…

¿POR DÓNDE METER MANO? 


     Con el dolor metido en nuestras entrañas, con la impotencia por bandera, con la fe perdida, con los presentes miedos del hoy, del ayer y del mañana, con el tiempo, loza pesada que no entiende de nada, gastado en preparativos, nos queda un frágil hilo de voz para, sin echar más leña al fuego de lo incomprendido, “METER MANO” en el desgraciado suceso del pequeño  Julen.

      Y “METER MANO” no significa buscar y señalar culpables que, sin dudar, los hay; “METER MANO”  nos es estigmatizar al pocero que no selló debidamente  el fatal agujero; “METER MANO” no es gritar en el vacío nuestra repulsa a lo que se está haciendo para llegar cuanto antes al encuentro del pequeño Julen.

     “METER MANO” es tomar nota de los muchos “agujeros mortales” existentes en nuestro alrededor; “METER MANO” es no callar ante tanto salto a la torera de la ley; “METER MANO” es enseñar y aprender a distinguir, solidaridad e interés propio; “METER MANO” es hacer el bien sin mirar atrás y si esperar recompensa; “METER MANO” es jugar las cartas sin trampas, ni cartón; “METER MANO” es inconformismo; “METER MANO” es desenmascarar al fraudulento, al mentiroso, al fullero, al pícaro y a los muchos compañeros de esta soldadesca; “METER MANO” es cambiar de actitudes y de talante; “METER MANO” es todo lo bueno por hacer.

     Hemos perseguido, con lo anterior, rescatar la expresión “METER MANO”, quitándole su carácter peyorativo-sexual y ortogándole el premio de  lo bueno por hacer, gracias al pequeño Julen, motor de la sublime  solidaridad.

jueves, 17 de enero de 2019

INCLUSIVIDAD


Jueves, 17 de enero de 2019.
A 125 días…

¡YA ESTÁ BIEN DE LENGUAJE INCLUSIVO!


      La mayoría de los políticos, en su roles de grande educadores, de destacados usuarios del lenguaje, de académicos intrusos de la Real Academia de la lengua hablada (que no, de la escrita que, eso es ya otro cantar) de pedantes usufructuarios de una gran lengua, reconocida, admirada y practicada en todo el mundo, de “votados” representantes del pueblo con derechos a desbarrar, a mal hablar, a tergiversar, a desnaturalizar nuestra querida lengua, han encontrado abierta de par en par, las puertas, las de la izquierda política, para tomarse la licencia de  mostrarnos un nuevo lenguaje cargado de petulancias, de pedanterías, de afectaciones y de dobleces innecesarias.

      Interminable hacer un listado de las “majaderías inclusivas” empleadas por los polítiquillos de tres cuartos que hoy padecemos en número elevado y en grado de campeones, en la materia de la “inclusividad”.  

     Y lo peor de todo es que, esta moda de “miembro y miembra”, de “soldado y soldada”, de “socio y socia”, etc., etc., se extiende como la pólvora en el colectivo de políticos, en los movimientos feministas y machistas y fuera de ellos.

    ¡Ya está bien de monsergas baratas, de ponerle falda a los muñequitos de los semáforos y de adoctrinarnos, maltratando al lenguaje y a sus usuarios!

martes, 15 de enero de 2019

VERSOS

Martes, 15 de enero de 2019.
A 127 días…

VERSOS DE DOLOR E IMPOTENCIA
















¿Dónde están las mentes lúcidas?
¿Cómo paramos el tiempo?
¿Cómo se rompen las almas?
¿Cómo se apagan los miedos?
¿Quién paga por los descuidos,
quién, por un infante muerto?
¿Quién pone puertas al campo?
¿Qué hacer, gritan los silencios,
si la sinrazón se alía
con  el torvo sufrimiento?
¿Dónde guardar tanta lágrima?
  ¿A quién buscar en los cielos,
  para echarnos una mano,
  ante tan fiero tormento?
  ¿A quién plorar en la Tierra,
   señores de magnos duelos,
   para que no se repitan
   estos macabros sucesos?

lunes, 14 de enero de 2019

A BOTE PRONTO


Lunes, 14 de enero de 2019.
A 128 días…

UNA MOTA DE POLVO EN NO SE SABE DÓNDE.


     Si el Universo es nada, si nuestra Galaxia es menos todavía, si nuestro Sistema Solar es pecata minuta, si el planeta Tierra es polvo de Estrella, si nosotros somos minúsculos seres terrenales, ¿Para qué tanta monserga de creer ser centro del universo? ¿Para qué tanto farragoso enredo de considerarnos algo? ¿Para qué presumir y vanagloriarnos de nuestros éxitos? ¿Para qué pensar que somos el ombligo del mundo? ¿Para qué tantos y tantos para qué, obsoletos e inservibles?

     Y a pesar de lo anterior, de no ser casi nada, de andar perdidos, malgastados y desaprovechados en este, todavía por descubrir, mundo, debemos considerarnos afortunados por vivir, aunque sólo sea un ratito, en el cómputo general del tiempo, marcador implacable de nuestra efímera estancia  por estos barrios.

    Un bastante menos de soberbia, de arrogancia, de altanería y un mucho más de humildad y respeto hacia el resto microbiano, moradores de este infierno o paraíso creado por el hombre.

    Como dijo el anónimo sabio Don Nadie: “Meditar sobre el hombre de hoy, mejorará, sin duda, al del mañana, aunque sigamos siendo los enanos microscópicos del universo”.

domingo, 13 de enero de 2019

UN DÍA MÁS


Domingo, 13 de enero de 2019.
A 129 días…

PROSA Y VERSO.

     De todos los colores, el INVIERNO escogió el BLANCO, el color de los colores, el que no tiene color y los tiene todos, a la vez, guardados, escondidos en su interior y,  para ver sus entrañas arcoiris, hay que romperlo, hay que trocearlo, hay que pasarlo a través de un prisma cristalino que, en sencillo experimento, nos descubre la irisada alma del color BLANCO.

     Y el INVIERNO, para encumbrar al BLANCO lo incrustó en la nieve blanca y lo paseo por las altas y bajas montañas, por los pueblos y ciudades, por los Polos Árticos y Antárticos y lo enfrentó al celeste cielo, al azul mar, al bosque verde y al resto de colores y calores del Planeta Tierra y del inmenso y misterioso Universo.

     Y el BLANCO se engalló altivo,
con la venia del INVIERNO,
con el satisfecho júbilo
del  cálido blanco pueblo,
que aquí, en nuestra Andalucía,
añora los viejos cuentos,
inventados por el hombre,
contados por el abuelo,
al calor de las candelas,
con sabor a vino añejo
y recuerdos requemados,
a la luz del fiero fuego.

Y el INVIERNO  se engalló,
con un BLANCO siempre eterno,
montado sobre la grupa
de un corcel frío y experto,
con la nieve por bandera,
y el frío, como escudero,
y el frío de nieve blanca,
y el frío de BLANCO INVIERNO,
con sus colores ocultos
en telares de otros tiempos,
donde antaño se guardaban,
la prosa y el ignoto verso.


     Y entre la prosa y el verso, el BLANCO  se hizo canción, y el INVIERNO, BLANCO sueño, y jugando al “pilla, pilla”, sobre la tierra y los aires, dibujaron miles de estrellas, carámbanos, estalactitas, estalagmitas, muñecos de nieve y estampas de BLANCO INVIERNO.     


sábado, 12 de enero de 2019

¡FELICIDADES!


Sábado, 12 de enero de 2019.
A 130 días…

CUMPLEAÑOS DE LAURA, UNA NIÑA QUE SE NOS HIZO MUJER, SIN DARNOS CUENTA.
SU GRADO SUPERIOR DE DANZA, UN ARGUMENTO PARA CRECER.
  
      
        ¡Felicidades, Laura!

     Creciste sin darnos cuenta, te hiciste mujer hace un  rato y, sin notarlo, dejaste a un lado a la pequeña que hablaba por los codos, que nos contaba, sin tapujos, sus andanzas escolares y que un día, bastante lejano, se engancho al baile, tratando de robarle a los aires, los aires más vistosos de la danza, dispuesta a sorprendernos con los remolinos de su junco talle, con su atrayente  bracear, con el sonoro taconeo (tamborileo festivo) y con  el duende de sus palillos.

     Creciste y, sin abandonarnos del todo, te retiraste a la Málaga la Bella, con sus rumores de la Caleta, para sorber la esencia pura de nuestros bailes, terminando así tus estudios de Grado Superior de Danza.  

     No sé si, en un tiempo no muy lejano, vivirás del y por el baile, pero si puedo asegurar que, en ti, hay madera, hay duende, hay esencia para embaucar, para seducir, para enredar a muchos ojos agradecidos que se alegran de que hayas escogido el baile como medio de expresar tus más profundos sentimientos.

     ¡Felicidades Laura! Y no olvides que dentro de poco, en mi graduación de feliz octogenario o en la celebración de mis Bodas de Oro tendrás la oportunidad de regalarme uno de tus bailes.

 ¡Gracias, querida sobrina!



viernes, 11 de enero de 2019

AL FRÍO FRÍO


Viernes, 11 de enero de 2019.
A 131 días…    

¡QUÉ FRÍO VIENEN LOS FRÍOS, ESTE FRÍO INVIERNO!
MI TERMOSTATO, UNA JOYA HASTA QUE SE ME AVERIÓ.


   Yo, que tengo un “termostato” de categoría, para atemperar la temperatura y no notar ni el frío, ni el calor, cuando estos aprietan, me resisto a creer que los años y el uso invernal de éste, durante muchas décadas, lo hayan deteriorado hasta convertirlo, en estos días de frío polar, en un inservible aparato corporal que, a mi pesar, empieza a dejarme en la estacada de los humanos frioleros.

    ¡Cuánta pena me da la avería de este siempre valorado, estimado y personalísimo “termostato”!  Sé que, por ello, pasaré frío, como el resto de los mortales, cuando a los termómetros le dé por bajar de cero grado y que, cuando apriete la calor, sudaré como mi gran amigo Rafael Blasco.

     Y lo peor de todo es que, no existen las tiendas de reparaciones de viejos “termostatos” como el mío; ni aficionados que, en sus ratos libres y por caridad divina, se entretengan en arreglar estas antiguas máquinas de uso corporal.

    Ante tanto frío, me tendré que conformar, a mi pesar, con usar calentadores  de mesas de camillas, hasta que me salgan “cabrillas” en las espinillas y, para la calle, atiborrarme de ropa exterior e interior, sin olvidar los guantes, la bufanda y la gorra.

     Solo me queda, despedirme con gratitud de mi averiado “termostato”, compañero inseparable en el frío y en el calor padecidos en  tiempos atrás e implorar a Dios que las intensas olas de frío y de calor, calmen sus malas y perversas intenciones de hielo y fuego. 

     ¡Vivan los tiempos fresquitos y los buenos “termostatos”! 

jueves, 10 de enero de 2019

A PECAR DE NUEVO CON LA POLÍTICA

Jueves, 10 de enero de 2019.
A 132 días…

ANTES, EN ÉL Y DESPUÉS DEL PACTO.
(REVOLTILLO A BASE DE 13 TITULARES)



1. Ayer, se consumó la “tragedia” (Firma del definitivo PACTO por Andalucía)




2. ¡Cambio a la vista y a lo demás!



3. Susana, no renunció, la echaron.



4. Ya se sabe donde colocar a VOX.




5. El PP perdiendo, ganó; el PSOE ganando, perdió.








6. Si es para bien, alegrémonos paisanos y, si no lo es, ¡Virgencita, déjanos como estábamos!



7. ¿Dónde están “los eres”, matariles, iles, iles?



8. ¿Dónde están “los euros”, matariles, so ladrón?



9. ¿Quién le pone el cascabel al gato? Antonio Jiménez.


10. Con el debido respeto, a  chanza me tomo, a los que quieren exhumar el cadáver de Don Claudio, “el Claudillo”.

11. ¡Qué vienen, qué vienen!

12. Teruel, Cuenca, Villanueva del Trabuco, Pinto, Valdemoro, Archidona  y España, existen.





13. Los obispos y “la trece” a lo suyo.



Mañana, Dios dirá y está gente también dirán.







miércoles, 9 de enero de 2019

CON EL NUEVO AÑO, LA VIDA SIGUE.

Miércoles, 9 de enero de 2019.
A 133 días…

SÁBANAS PARA BABEO, PAÑUELOS PARA LÁGRIMAS Y SOBRA DE AGRADECIMIENTO PARA MI PUEBLO ADOPTIVO, EL VISO DEL ALCOR.

     El dicho: “Ser agradecido, por biennacido” me honra y, a la par y sin falsa modestia, me coloca en el parnaso de los elegidos dentro de este, para mí, querido y celebrado Alcor Visueño.
  
     Y todo lo anterior, por tener una nieta, Martina, brillante Estrella, y una corte destacada de acompañantes (damas y pajes) y una muy digna carroza, de una completa y singular Cabalgata de Reyes Magos, de un pueblo de la campiña sevillana. Fueron muchas las felicitaciones recibidas durante el recorrido de la misma, fueron muchas las sábanas ofrecidas para el “babeo” de abuelo satisfecho y orgulloso, fueron, no pocas, las furtivas lágrimas y los pañuelos de papel y de tela utilizados para ocultarlas, cuando las gafas de sol eran insuficientes para encubrirlas.

    Hasta aquí, en el fragor de lo vivido en directo, normalidad absoluta. La Cabalgata visueña crece por años, mejora notablemente, a pesar de la falta de colaboración, de parte de sectores de la población, anclados en pasados tiempos, en los que había que darle todo hecho y bien hecho, si era posible.

     Pasados algunos días de la celebrada Cabalgata, amigos y vecinos de la localidad, siguieron ofreciéndonos sábanas para “babeo” de abuelos y, los más modestos, menos exagerados, pañuelos para aliviar los furtivos “llantos” de alegría. Ante tanto interminable ofrecimiento de tejidos para limpiar el baboseo, no cabe otra cosa que realizar una seria reflexión. Si el diseñar una bonita carroza que los los hombres del Ateneo realizaron con maestría; Si en la familia contamos con una abuela,  Rosa, capaz de transformar telas en piezas artísticas y con  una querida mujer, Estela, de gusto refinado, capaz de encontrar en cualquier rincón de internet, los abalorios, el oropel, los adornos, las más exóticas telas, etc., etc.; si se cuenta con un grupo de madres dispuestas a sacar adelante el bonito proyecto infantil de convertir una carroza en un crisol de encantadoras damitas; si se cuenta con un reducido grupo de atractivos pajes mayores y menores y si a este conjunto se le suman importantes colaboradoras de la costura, no tenemos más remedio que reconocer que “la unión hace la fuerza” y que las sábanas, los pañuelos y las felicitaciones son parabienes a compartir por todos los que pusieron sueños, trabajos, ideas, dineros y fe en una especial carroza, de una especial Cabalgata, de un especial pueblo de Sevilla, El Viso del Alcor.

     Mi gratitud,  la de toda mi familia y la de muchos amigos, a los “felicitadores” y a los que siguen hablando y destacando a nuestra ESTRELLA, Martina, que con su luz, belleza y naturalidad  abrió e iluminó nuestra Cabalgata de 2019.
     

Lunes, 7 de enero de 2019.
A 135 días…

UN AÑO MÁS, A DESMONTAR LOS EXORNOS NAVIDEÑOS.
LA INESPERADA COMIDA EN CASA DE ANTONIO Y ANTONIA.

     Todos los santos tienen octava y todos los adornos navideños tienen desmontaje, una vez cerradas las Fiestas de la Navidad. Este año, sin saber por qué y sin motivo alguno, me costó trabajo adornar, como de costumbre, algunos rincones de nuestra casa. La insistencia de Rosa, mi mujer, me “obligo” a cumplir con la tradicional tarea.

     Comencé el trabajo “destructivo” con la retirada de los adornos de la escalera de caracol del salón. Primero fueron las ristras de bombillitas de colores, novedad de este año, colocadas alrededor de los barrotes de la escalera. Por costumbre me gusta comprobar el estado de la iluminación después de retirada ésta. Con menos cuidado fui recogiendo las tiras de espumillón de colores, algunos maltrechos y curtidos en miles de batallas que piden a grito, renovación. Les prometo cada año su sustitución y llegado el momento, incumplo la promesa.

     A la escalera le siguió la chimenea. Tarea menos pesada y retirada con prontitud de todos los adornos utilizados. Bombillitas acampanadas, pequeño nacimiento, hiperbólicamente  donado, hará cerca de un siglo por el ABC y sencillos adornos, entre los que destaca el ángel de paja regalado por la familia de Hermman hace algunos lustros.

     De la chimenea al árbol. Antiguo, desmontable en su esqueleto, al que tenemos cierto cariño. Fuera ristras de luces. Comprobación de las mismas. Retirada de los adornos, mayoritariamente pequeñas bolas plateadas; un diminuto niño Jesús, cuya cuna es la cáscara de una nuez. Cintas doradas y espumillon plateado.

     De aquí al Belén del arca. La recogida y guarda de las figuritas del Belén que unos días antes, con la estimable colaboración de mi nieto Clemen montamos de forma sencilla sobre el arca situada en el pasillo de la entrada en casa, me costó la propia vida. Envolver una por una, en plástico de burbujitas,  el centenar de figuras modernas y antiguas a las que le tengo cierta estimación, fue tarea agotadora. Lo que fue un trabajo meticuloso de embalaje, en sus primeros pasos, se convirtió, por los deseos de acabar pronto de una vez, en “chapucerilla”  labor. Me figuro que las figuras que padecieron estas desganas protectoras, no llegarán  nunca a quejarse del trato recibido.

     Unas horas de trabajo, en desmontaje y embalaje, que ya pesan, son suficientes para demandar y buscar el descanso que, de momento, no llega. Pues, sin pensarlo ni mucho, ni poco, nos vemos en el coche a la búsqueda del chalet de Antonio y Antonia.

    En el reestreno del nuevo horno, se hornean, sin prisas, un corderito y un costillar de cochino. Unos primeros aperitivos con sus correspondiente vinos o cervezas, hacen cuerpo para lo por venir que no es menudo. El tinto ecológico, sin aditivos peligrosos, fabricado por Antonio, gusta y cae bien entre el personal. Se nota su pureza, su origen y su suave sabor. La llegada del cordero en varios recipientes de barro ¡Cómo debe ser! Atrae al personal. Teo se anima a trocearlo y antes de que se enfríe, vuelan los platos cargados del esperado manjar, los dedos y algunos tenedores comienzan a trabajar y los dientes a masticar, ayudados por los jugos bucales. El cordero está en su punto y en su sazón y, como expertos, vamos dando cuenta de él. En el apetito, no hay distingo entre mujeres y hombres y los dedos se rechupetean con el mismo estilo y gozo. En estas ocasiones, el tenedor es relegado a un  segundo plano, si el cordero está bien troceado.

     No faltaron  los dulces, los roscones de Reyes y las copitas del momento. Y cometería una grave ofensa, si me saltara los cantes, a capela, de Carmeli López, dedicados a Paloma San Basilio, muy celebrados por todos los presentes.

     La tarde corre. La noche se nos echa encima. El frío despierta de su letargo y da señales de maligna “frescura”. Algunos, por lejanía, se marchan alegres y satisfechos y quedamos, al calor de la chimenea, los “valientes”. En amena charla, sobrados de risas, en ocasiones, risotadas, acompañados de “Gimmais”, nos sumimos en cierto “acaramelamiento” alcohólico familiar digno de ser alabado.

     Todo tiene un  fin y los momentos vividos no podían ser menos. Con prisas y abrigaditos nos despedimos, damos la gracias a los anfitriones y cada mochuelo a su nido.

domingo, 6 de enero de 2019

CABALGATA DE REYES MAGOS DE EL VISO DEL ALCOR


Domingo, 5 de enero de 2019.
A 137 días…

EN EL CALENDARIO FAMILIAR, PRIMER EVENTO IMPORTANTE DEL AÑO 2019.
UNA PRECIOSA ESTRELLA NOS HA SIDO REGALADA.

     Con la misma alegría, felicidad, regocijo, júbilo y gozo con que comenzamos el 2019, en la celebración de la Fiesta de la Epifanía, nos gustaría acabar el recién nacido año.

    Una preciosa Estrella nos ha sido regalada. Lo anterior no es fruto de la pasión incontrolada, ni del obligado “babeo”, ni de la ceguera, ni del “chocheo” propios del abuelo que suscribe este apasionado comentario, fruto de las experiencias propias vividas en un especial día, en el que los pueblos y ciudades sacan a sus calles los mejores proyectos de Cabalgatas de Reyes. Soy aficionado a mirar al cielo, a contemplar el maravilloso espectáculo de una noche estrellada, a avistar las millonarias luminarias que los cielos imprimen  en su piel de misterioso universo. Hoy, gracias a no sé quién y a no sé qué, descubrí una nueva estrella, brillante en su estar, radiante en su compostura, esplendorosa en su fineza, elegante en su naturalidad, esplendente en su elegancia y… , sin poderlo evitar, me vi arrastrado al fango de la subjetividad y de la pobre hipérbole, por lo que pido perdón al lector.

    Esa descubierta Estrella, regalo sin precio, es y seguirá siendo, mi querida nieta MARTINA. Lo publico sin rubor, sin empacho, sin sonrojo,  lo lanzo a los espacios más cercanos para reconocer mi suerte, la  fortuna de recibir tan entrañable regalo.

    Hubo que madrugar para no perderse nada. Viví de cerca la formación del mini cortejo de la Estrella y la llegada de todos sus componentes. Las damas perfectamente vestidas (Felicidades a los diseñadores y ejecutores de los vestidos y a los electores de los accesorios) Los pajes no tuvieron que envidiar nada a las damitas. Originales sus vestimentas y sus complementos. La aparición de la Estrella ocasionó un profundo ¡Ooooh!, de justa admiración y algunas inoportunas lágrimas de la protagonista que hacían  peligrar su maquillaje. A la hora fijada, el mini cortejo de la Estrella inició su marcha hacia la Plaza de la Recovera, lugar de reunión y punto de partida de todos los participantes, antes de marchar hacia la Parroquia.

    Poco a poco fueron llegando, con similares ruidos, cantos, vocerío y manifiesta alegría, los diferentes mini cortejos. Con puntualidad, la Cabalgata, a pie, inició la marcha por la calle Corredera en dirección a la Iglesia. La Estrella abría el Cortejo, le seguía la Reina, El Cartero Real y los Reyes Melchor, Gaspar y Baltasar. A destacar el gentío, el buen ambiente, la animación y la magnífica mañana que permitieron el mayor lucimiento de la comitiva.

     Por primera vez, las campanas de la Parroquia sonaron en los aires visueños, al llegar la Comitiva  y a la salida de la misma.  El acto religioso se celebró según lo previsto. Llegada y acomodo de los protagonistas del día, salutación del Vicario, villancicos del coro, Ofrendas y Lecturas de los Reyes, obsequios al Niño Dios, Palabras del Sacerdote, lectura del Evangelio, rezo del Padre Nuestro, más villancicos y cierre con el himno de la Patrona.

     Como viene siendo tradicional, emotivo acto de entrega de obsequios a los mayores del Centro San Pedro Nolasco. Reconocimiento más que justificado a los residentes en ella.

     Perfectamente organizado, los cuatro autobuses de la “Empresa Capitán” recogían a la mayoría de la Comitiva Real, en la Plaza de la Recovera y los trasladaban al “Salón Pitirri”, donde se celebró la tradicional  Comida de Hermandad de todos los Participantes. (Felicitaciones a la Empresa Capitán por la cesión gratuita de sus autobuses y a Juan “Pitirri” por organizar la citada Comida de Hermandad)

     De nuevo a los autobuses y traslado a Poliviso, para la acomodación del personal en las respectivas Carrozas.

    Salida a la hora prevista y primeras incidencias, solucionadas sobre la marcha con eficacia y profesionalidad (Pinchazos y cambios de generadores) Nunca, en mis muchos años de ateneísta organizador de la Cabalgata visueña, había visto tanta gente en las calles, tanta animación, tantas caras de visitantes no residentes en la localidad. Llama la atención como las personas, por años, van avanzando carretera adelante, para encontrarse cuanto antes con el Cortejo en su comienzo y, sobre todo, la existencia de puntos donde las aglomeraciones son exageradas en lo referente a espectadores.

     Las firmas de los protagonistas principales de la noche de la Ilusión, en el  Libro del Ateneo, en el Ayuntamiento, sirven de cierre y colofón a una jornada que pone fin a las Fiestas Navideñas.

     El día fue largo, repleto de emociones (incontroladas en muchos momentos) acompañado de contenidas y desbordadas lágrimas, premios y cansancio compartidos, risas, gritos, peticiones, cantos, música, saltos, regalos, sacos llenos de generosidad, luminosidad, caras felices, algún que otro empujón y todo lo que encierra una Cabalgata, como la de El Viso que, a pulso y con mucho esfuerzo, se ha ganado el “título” de EXCELENTE y un primerísimo puesto en el escalafón de las mejores de la provincia.

jueves, 3 de enero de 2019

CINCO Y UN VILLANCICO


Jueves, 3 de enero de 2019.
A 140 días…


VILLANCICO DE CERCANÍA















Ya vienen los Reyes, madre,
a lomos de albos camellos,
los guía la más brillante
de las estrellas del cielo,
ya vienen los Reyes, madre,
preparad un buen puchero,
para los Magos de Oriente y…
paja para sus camellos.

Ya vienen los Reyes, madres,
dale con fuerza al pandero,
rómpelo, si hace falta,
que aquí tengo muchos nuevos.

La estrella se ha detenido,
sobre un establo bien viejo,
y  los Reyes se han bajado
de sus vistosos camellos,
para darle al Niño Dios,
oro, mirra e incienso,
regalos que han encontrado
en los confines del cielo.

Ya vienen los Reyes, madre,
dale con fuerza al pandero,
rómpelo, si hace falta,
que aquí tengo muchos nuevos.

El niño al ver a los Reyes,
carita de ángel ha puesto,
la Virgen mira a José
y José llora en silencio,
lagrimitas de Belén,
lágrimas del carpintero,
derramadas sobre el Niño.
Rey de la Tierra y los Cielos.

Ya vienen los Reyes, madre,
dale con fuerza al pandero,
rómpelo, si hace falta,
que aquí tengo muchos nuevos.



Miércoles, 2 de enero de 2019.

A 141 días…                               

CON GUSTO, PERO PESAN.

















     Cinco, con una vitalidad de 50, pesan y nos ocupan desde bien temprano hasta la incontrolada y desconocida hora de ir a la cama. Cualquier hora les parece pronta para acabar la jornada y buscar el descanso necesario.

     No es una queja, es el reconocimiento a que, cinco nietos juntos, con cinco diferentes comportamientos, con cinco talegos de diferenciados caprichos, con cinco ideas diferentes en cada momento, con 5 ganas y desganas de todo y de nada, pesan por muy bien que los abuelos estemos, por muy buenos deseos de tenerlos cerca y juntos, por  muy buenos propósitos de hacerlos felices. Los años pasan y pesan y ante tal regimiento, ante tan vitalista mesnada, los abuelos padecemos el sindrome de “Ya no estamos para estos trotes”. Aunque, al final de la larga jornada, sobre la cama, rumiando los quehaceres padecidos, se nos escapan sonrisas de gratitud, de manifiesta “valentía” y de no perdidas las ganas de repetir la experiencia. Con el tiempo, esta pequeña soldadesca, recordará los días y , sobre todo, las noches que durmieron en las camas de sus padres, que fueron afortunados por ser dueños de las habitaciones donde se fraguaron muchos de los sueños de sus progenitores.

     Al final de la película familiar, mientras los padres descansa temporalmente de hijos, los abuelos, satisfechos y cansados,  damos gracias a quien corresponda por permitirnos gozar y padecer estos ruidosos y, a la vez, hermosos encuentros.

     Sirva de ilustrador ejemplo los detalles de una jornada de los abuelos al mando de esta tropa de 5 “aguerridos soldados”. Planteamiento de la comida. Puré de verduras al estilo de la abuela, filetes de pechuga empanados, jamoncito del bueno, frutas y yogures. Mientras la abuela limpia y ordena la casa, el abuelo, experto en “mandados”, compra las berenjenas, los calabacines, la calabaza, los puerros y demás verduras del puré, los filetes para empanar, las frutas y los yogures. Como destacado pinche de cocina, ahora toca pelar y trocear las verduras, tarea que me ocupará más de una horita. En este tiempo van llegando los “invitados”. Efusivos abrazos y besos y, sin perder tiempo, a tomar posesión del “soberao”, amplio espacio de juego, situado en la primera planta. La comida transcurre sin novedad. Buen apetito, ocurrencias, adivinanzas, chistes (Casi todos repetidos) y alguna que otra mancha o derrame de algún líquido. Mientras los abuelos recogemos, los nietos a sus juegos, a la tele, a la table, a los móviles y demás inventos modernos. Un rato al parque, antes de que se vaya el sol. Vuelta a casa y partida de carta. El juego elegido, “el cinquillo”. Merienda y, de nuevo, a  los entretenimientos colectivos. Cena y lucha por alejar la hora de la cama.

     Conseguido acomodar, con no pocos  esfuerzos, a cada uno en su cama, la abuela los acompaña hasta que, poco a poco, van cayendo en los brazos de Morfeo y, si es posible, hasta un tarde despertar que nos permita, a los abuelos, reponernos de  la pasada jornada.